In the Nevernever: Cada corazón, un umbral, de Seanan McGuire

Cada corazón, un umbral, de Seanan McGuire

10 julio 2018


¿Alguna vez se han preguntado cómo fue la vida de Alicia tras regresar del País de las Maravillas? ¿O la de Dorothy al retornar de Oz? ¿Puede alguien acostumbrarse a llevar una existencia normal después de vivir lo extraordinario en primera persona? O lo que es más importante ¿qué significaría encontrar el lugar en el que encajas solo parar perderlo de nuevo? Hoy me gustaría hablarles de una de mis mejores lecturas en lo que va del año: Cada corazón, un umbral de Seanan McGuire, la novela corta ganadora de los premios Nebula, Locus y Hugo 2017 que acaba de ser publicada por el sello Runas con una extraordinaria traducción de María Pilar San Román. 

“Sé por lo que has pasado, sé dónde has estado... Este no es un lugar donde se mienta o se aparente que todo está bien. Sabemos que no es así. De serlo. Tú no estarías aquí. A ver, ¿adónde fuiste?”

Nos encontraremos en la Residencia para niños descarriados de Eleanor West, una institución dirigida por una anciana que aparenta ser respetable y sensata ante los desesperados padres de adolescentes que necesitan ayuda. Jóvenes con delirios, que afirman haber visitado mundos imposibles y que al regresar a casa de forma tan repentina como en la que desaparecieron, sienten que es imposible encajar con su antigua normalidad. No obstante, resulta que lo que los progenitores creen que son solo mera fantasías son recuerdos reales de lugares a los que sus hijos pudieron acceder durante un tiempo. 


La señora West ha creado un colegio que sirve de refugio para todos aquellos jóvenes que regresaron sin pretenderlo del que consideraban su verdadero hogar, porque sí, en el extraordinario universo que ha creado Seanan McGuire existen portales que se abren en los lugares más inesperados y llevan a los afortunados que los encuentran a mundos imposibles. Algunos llenos de belleza y color, otros a emplazamientos lóbregos y crueles, pero sin importar la naturaleza del mundo en cuestión, siempre es el sitio adecuado para el viajero, un lugar en el que encajan y el que son completamente felices. Por ello, muchos ansían regresar, y aunque sea prácticamente imposible hallar por segunda vez esa puerta con la que retornar a su verdadera casa.

"Ahora sé que, si abres la puerta adecuada en el momento adecuado, puedes encontrar por fin un lugar en el que encajas" 

Nuestra protagonista se llama Nancy, y cuando sus bien intencionados padres la dejan en el colegio de la señora West tiene diecisiete años. Luego de desaparecer para lo que su familia fueron seis meses llegó tan cambiada que dejarla internada fue la única solución que se les ocurrió para curar a su hija. Pero para ella, fueron siglos en un lugar donde aprendió que la inmovilidad era valiosísima y al que está desesperada por regresar. Descubrir que hay más personas como ella le da esperanza, pero la esperanza es algo peligroso y doloroso, porque si algo le dejan claro en la institución es que tiene más posibilidades de recibir dos rayos que de encontrar su puerta de nuevo.

A los alumnos se les incentiva a compartir sus vivencias en los mundos que visitaron con sus compañeros, así iremos conociendo poco a poco sus extraordinarias historias y las maravillas que encontraron y cómo fueron expulsados de sus particulares paraísos y terminaron allí. Pero al poco de llegar Nancy la tranquilidad de la escuela se pierde y descubrir al culpable del horror se transforma en la principal preocupación de todos, pues de ello depende la supervivencia del colegio, el único refugio para todos esos niños perdidos. 

"La dualidad de la palabra era como la dualidad de las puertas: cambiaban vidas y las destruían, todo con la misma y sencilla invitación: «Adelante»" 

Si bien la ambientación es maravillosa y son fascinantes los mundos que crea McGuire, para mí lo mejor del libro son sus personajes y su diversidad. Nancy nuestra protagonista es asexual, Kade, uno mis personajes favoritos es un hombre trans, y Sumi, otra de mis favoritas, tras haber vivido en un mundo Sinsentido habla como lo haría una de las creaciones de Lewis Carroll. Jack y Jill son un par también deslumbrante, unas gemelas idénticas que no podrían ser más diferentes entre sí. Aunque es una novela corta la caracterización de todos ellos es inmejorable.  

La soledad, el aislamiento, la incomprensión, qué significa encajar o encontrar tu lugar, Seanan McGuire logra, con estilo poético que combina la dulzura y la delicadeza con la crueldad y el horror, crear en Cada corazón, un umbral una historia y unos personajes que son muy difíciles de olvidar porque, aunque cierres el libro, ya se han quedado contigo. Estoy deseando regresar a ese universo de los Niños descarriados, así que es un alivio saber que, aunque son historias independientes la editorial va a publicar la segunda parte este mismo año. Solo me queda por decirles que le den la oportunidad a que McGuire los sorprenda y los maraville. ¡No se arrepentirán!
¿Han leído Cada corazón, un umbral? ¿Les llama la atención?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blog design by Mery's Notebook