In the Nevernever: Matriarcadia, de Charlotte Perkins Gilman

Matriarcadia, de Charlotte Perkins Gilman

29 junio 2018


¿Cómo sería una sociedad en la que solo existiesen mujeres? Un país totalmente aislado del resto del mundo en el que los hombres llevan mucho tiempo extintos y la partenogénesis es la forma en la que se reproducen. Hoy quiero hablarles de una de las utopías feministas más famosas: Matriarcadia de Charlotte Perkins Gilman. Un libro que estaba ansiando leer y que hasta hace poco era prácticamente imposible encontrar en español. Publicado originalmente en 1915, regresa a las librerías españolas de la mano de Ediciones Akal y con la excelente traducción de Celia Merino Redondo

"Las leyendas coincidían en un punto: que había un país extraño en el que no vivían hombres, solamente mujeres y niñas". 

Herland, como se titula el libro en inglés, se publicó por primera vez como serie mensual en The Forerunner, una revista editada y escrita de forma íntegra por Perkins. La novela nos cuenta historia de un país que, aislado completamente del resto del mundo, lleva dos mil años habitado únicamente por mujeres, pues tras sufrir la pérdida de todos sus hombres las mujeres adquieren la habilidad de reproducirse solas. Así que han creado un mundo pacífico y autosuficiente que ve alterada su tranquilidad con la aparición de tres exploradores. 

Terry O. Nicholson, Jeff Margrave y Vandyck Jennings, son tres amigos y compañeros de estudios que tras participar en una expedición en el Amazonas y oír a los nativos la leyenda de un país habitado únicamente por mujeres, deciden regresar a la selva para descubrir la veracidad de los rumores. Sin importar los peligros, o lo remoto del lugar, emprenden un viaje que los llevará a descubrir una especie de paraíso que les hará cuestionar todo lo que creen conocer sobre su propia sociedad, o al menos así será para dos de los exploradores. 

"Todo era bello, estaba ordenado, perfectamente limpio y dominaba una sensación hogareña". 

Más que tres personajes, lo que nuestros exploradores encarnan son tres formas diferentes de tratar a las mujeres: Terry es un machista de manual, que cree que los hombres son superiores y se niega a creer que una sociedad tan bien organizada pueda existir sin hombres como él para que tomen las riendas y dominen a sus habitantes. Jeff, se encuentra en el otro extremo, es un hombre que se deja someter sin cuestionarse nada. El tercero, Vandyck, quien es nuestro narrador, se encuentra en el punto intermedio y es un defensor de la igualdad entre hombres y mujeres. 

Tener esos pres puntos de vistas y actitudes tan diferentes frente al cambio y lo nuevo le permiten a Perkins hablarnos de las bondades de la sociedad compuesta únicamente por mujeres que es Matriarcadia y criticar así de forma evidente el papel al que quedaba relegada la mujer en la sociedad en la que la autora le tocó vivir y lo que es aún más triste, actitudes que algunos casos, siguen vigentes en la actualidad. Desde el valor de la ropa cómoda y con bolsillos o la doble moral sobre la fidelidad masculina y femenina, hasta la importancia de la educación y la capacidad de las mujeres para desempeñar roles que van más allá de la maternidad y la esfera doméstica, la novela toca muy diversos temas.  

"Nos habíamos acostumbrado a ver a las mujeres no como hembras sino como gente, gente de todo tipo que hacía todo tipo de trabajos". 

Lo que encontré más triste del relato es que en Matriarcadia ignoran todo del resto del mundo y su funcionamiento real y, al tener solo la visión idealizada y parcial de lo que los exploradores le deciden revelar de todo aquello que ellas no pueden en su alistamiento conocer, terminan por creer que de alguna manera que su sociedad es inferior a la de los hombres que las visitan, por contar ellos tanto con hombres como mujeres y no limitarse a un pequeño territorio. 

La edición cuenta con un estudio preliminar de Ramón Cotarelo García en el que nos habla sobre la vida y obra de Charlotte Perkins Gilman, su participación en el movimiento sufragista y su lucha para profesionalizar el trabajo de ama de casa y hacerlo remunerable. También nos cuenta sobre la depresión posparto que sufrió la autora y el tratamiento médico al que fue sometida y que lejos de curarla casi la llevó a la locura, experiencia que plasmo en uno de sus relatos cortos más famosos: La habitación del papel amarillo. 

"La mujer en abstracto es joven y, se supone, encantadora. A medida que se hace mayor abandona el escenario y, por así decirlo, pasa a ser propiedad privada en general o lo abandona por entero". 

Después de encontrar referencias a la novela en obras como Mujeres y poder. Un manifiesto de Mary Beard o La revolución feminista geek de Kameron Hurley tenía muchísimas ganas de disfrutar de esta utopía feminista y les puedo asegurar que cumplió con todas mis expectativas. Charlotte Perkins Gilman creó en Matriarcadia una sociedad donde la igualdad era posible y muchas de sus ideas son tan válidas ahora como hace más de cien años. Perkins fue una pionera a la que vale la pena leer, así que no puedo hacer otra cosa que recomendarles que le den una oportunidad.

¿Han leído Matriarcadia?¿les llama la atención?

3 comentarios :

  1. ¡Hola!

    Me ha encantado tu reseña. Debería pasarme más por tu blog, la verdad.
    Respecto a lo que nos cuentas tanto del libro como de la autora, me ha parecido todo interesantísimo.

    Este año tengo el propósito de leer y disfrutar de novela femenina (y feminista) y qué mejor manera de hacerlo que con títulos como el que nos traes.

    El planteamiento me recuerda (vagamente) al de Huxley en "Un mundo feliz". Creo que, desde una perspectiva psicológica, es una manera interesante de tratar la sociedad y, sobre todo, reflejar los distintos pensamientos que hay hacia la mujer.

    Sin duda, tendré en cuenta tu recomendación y me lanzaré a disfrutar de esta autora y de los demás libros que has mencionado al final.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Santiago! No había leído el comentario hasta ahora. Me alegra saber que uno de tus propósitos sea leer más autoras, te aseguro que hay novelas maravillosas y de todos los estilos firmadas por mujeres y que Matriarcadia es un buen ejemplo de ello. Un mundo feliz tiene más de distopía que Matriarcalia, porque aquí la sociedad que creen las mujeres sí que es ideal aunque ellas mismas no lo sepan, mientras que la de Hurley para ser "felices" habían sacrificado todo lo importante en el proceso.
      Me encantará leer tus opiniones de los libros.
      ¡Saludos!

      Eliminar

Blog design by Mery's Notebook